Free Wikileaks!

Las Edades de Oro

La memoria humana es débil. con el tiempo va olvidando cosas que en su día fueron importantes pero que ya no lo son. Los políticos lo saben y muchas veces tratan de aprovecharse de ello mediante la creación de una idea falsa de lo que fue el pasado, sobre todo si su actuación en ese pasado es más que discutible. Por ejemplo, ante la inminencia de la sentencia por el juicio del 11M ha saltado a los medios Mariano Rajoy para tratar de convencernos de que ellos jamás han utilizado electoralmente el terrorismo, cuando todo el mundo sabe que llegaron a mentir a este pais sobre la autoría del 11M con los cadáveres todavía calientes en las calles con el único objetivo de ganar un tiempo precioso de cara al día de las elecciones. Don Mariano pretende hacernos creer ahora que ellos no han apoyado teorías conspiratorias dignas de un paranoico y que si alguien ha mentido y utilizado el terrorismo ha sido el gobierno de Z, ZP o como quiera que se llame ahora, al calor de las leyes del marketing, nuestro presidente del gobierno y futuro candidato socialista. El caso es hacernos olvidar a los españoles todos los desmanes de la gestión de Aznar, incluida la guerra criminal de la que fue puntual cómplice el propio Mariano y alguna diputada y concejala de este pueblo a los que no les tembló la mano al votar a favor del asesinato masivo de miles de hombres, mujeres y niños iraquies) y presentarnos este periodo como una edad dorada donde España iba bien, eramos amiguetes del amo del mundo y Carod Rovira tenía que tragar hasta con que le llamaran Jose Luís, no como ahora que va a la tele y encima se pone chulo.

Pero este recurso a la edad de oro (que invariablemente es aquella en la que uno gobernaba) no sólo se practica en política nacional. En la política local también tenemos ejemplos claros, como por ejemplo el esfuerzo que hace actualmente el Olivo en justificar su "edad de oro", hablando de la legalidad y la regularización que emprendieron del ayuntamiento, la cual si bien no se puede discutir, hay que reconocer que tampoco fue para tanto, como demuestra el que en cuatro años jamás presentaran un cierre presupuestario, por ejemplo. De hecho su gestión en la "edad de oro" ha sido juzgada como negativa por más ciudadanos de los que la juzgaron positiva y ahí está el resultado electoral. Por lo tanto, mejor harían los dirigentes de esta opción en aprender del pasado, tanto de lo que tuvo de positivo su gestión como lo que tuvo de negativo y crear un discurso nuevo de futuro. Claro, que para un partido creado únicamente y en exclusiva para combatir al guisadismo resulta harto difícil justificar su existencia actual toda vez que el propio PSOE está haciendo un gran esfuerzo por renovarse y pasar definitivamente esa triste página de su historia y de la nuestra.


No obstante el numero uno en recordar tiempos mejores es el inefable Antonio Guisado Adame, quien hace unos días sorprendía con una carta al director en el diario ABC, carta en la que pretendía defender que todos los desmanes económicos de nuestro pueblo son culpa de la gestión posterior que hizo el Olivo y que cuando el gobernaba todo era alegría y jubilo (habrá que ver entonces por qué se dio el batacazo de perder las elecciones). Desgraciadamente para el ex-alcalde de la Colonia en la vida a veces, como en las mejores tragedias griegas, los actos de nuestro pasado vuelven una y otra vez para perseguirnos, y esta vez han los demanes han vuelto en forma de informe de la Junta de Andalucía. Un informe que tal y como publican los periodicos locales declara ilegales 48 actuaciones urbanísticas realizadas tanto por Guisado, como por su lugarteniente Maribel Ostos, cuando esta ocupó la alcaldía accidentalmente. Lo contundente del informe, no sólo está en las numerosas presuntas ilegalidades que denuncia, sino que viene con el aval de la muy socialista Junta de Andalucía. Difícil pues lo tienen ahora los imputados para hablar de conspiraciones del Olivo, la derecha, los comunistas o la masonería. Dos cuestiones se me plantean ahora. La primera es ¿puede un partido como el PSOE de Fuente Palmera mantener su credibilidad ante la ciudadanía si tras este informe sigue manteniendo como secretario general al máximo responsable de las actuaciones que en él se denuncian? ¿No debería Antonio Guisado dimitir por el bien de ese partido que "tanto quiere"?; y la segunda: ¿Por qué el secretario general en la provincia, Sr. Ruíz Almenara sigue apoyando y defendiendo a Antonio Guisado en vez de apostar por los nuevos valores de su partido en la Colonia y apoyar firmemente el proceso de renovación que tan valientemente han emprendido?

2 comentarios:

colono/a dijo...

Enmienda parcial. en parte coincido con Usted.Pero lo referente al Olivo.Usted cree que los señores de Olivo han hecho autocritica sobre su gestion.cometer errores en politica es patrimonio de la humanidad, porque todo el mundo, salvo los señores de El Olivo, se ha equivocado alguna vez en su vida.

colono y republicano 2 dijo...

Oye, tú Juanito lo de tu militancia en el PSOE ¿pa cuando lo vas a dejar?.
Estás perdiendo el tiempo tío. Ya podrías ser director general, por lo menos.

Archivo del blog