Free Wikileaks!

El extraño caso del dr. Jenkins y mr. Guisado jr.

Los casos de personalidad múltiple son un curioso fenómeno psiquiátrico que ha servido de inspiración a novelistas y guionistas de cine. Pero en la política dichos fenómenos son más extraños de contemplar. Lo normal, y lo esperable e incluso me atrevería a decir que lo honrado es que quien es concejal de un partido actúe dentro de la lógica de ese partido y si el partido gobierna pues que el concejal actúe como miembro del partido que gobierna y no como una sección parapolítica que actúa como oposición al gobierno con el único fin de "reconquistar" para el patrimonio familiar un ayuntamiento que su padre consideraba su cortijo privado y él por lo tanto su herencia. Los que conozcan Fuente Palmera y estén familiarizados con su política sabrán de que estoy hablando para los no iniciados en esta increíble saga de corrupción, traiciones y chapucería al más puro estilo culebrón español cutre, pondré un poco los antecedentes.

Antonio Guisado Jr. es un concejal del grupo municipal socialista de nuestro pueblo (que en la actualidad gobierna nuestro ayuntamiento) y que además en la estructura interna del PSOE local ejerce el importante cargo de "hijo del señorito" (Osea se hijo de Antonio Guisado padre, que es nuestra versión domestica de Julián Muñoz y que en la actualidad tiene en la audiencia provincial varios casos abiertos de presunta corrupción urbanística que por no aburrir no voy a detallar pero que cualquiera puede consultar en la red y que para muestra aquí dejo un botón.)

Parecería lógico que alguien que ha mamado el PSOE en su familia desde el primer biberón se diera por contento de formar parte de este grupo político y fuese uno de los más entusiastas colaboradores del Alcalde a la hora de buscar el éxito de este partido que recientemente ha recuperado el ayuntamiento tras la desastrosa derrota que sufrió su padre hace unos años. Pero lejos de esto nuestro inefable político lidera la oposición interna del PSOE contra aquellos que al parecer han usurpado el derecho natural de su familia a mandar en el pueblo. Así, desde su cargo de "hijo del señorito" junto con su compañera de grupo y secretaria general del PSOE a nivel local (al menos formalmente, porque como ella sabe muy bien donde haya patrón no manda marinero y ya sabrán ustedes en este barco el patrón) María del Carmen Gómez parece que han constituido un comando autónomo con el objetivo de, como un quinta columnista cualquiera, hacerle la cama al alcalde de su partido y echarlo del poder con la vana esperanza de recuperarlo para si, aún a costa de que el partido pierda de nuevo las elecciones, en una lucha sin cuartel que ríanse ustedes del PP de la Comunidad de Madrid. Este comando autónomo ha dado ya a lo largo de su historia numerosas anécdotas, como cuando recientemente se presentaron a una reunión de portavoces municipales a participar una en calidad de secretaria general del PSOE y el otro en calidad de ... quien sabe; quizás en calidad de “hijo del señorito” y no se les permitió el acceso por no ser ni el uno ni la otra el portavoz del PSOE en el ayuntamiento que era la persona convocada a la reunión lógicamente

Así y como colofón de todo este despropósito que vive el PSOE y padece Fuente Palmera; en el pleno municipal del pasado 29 de enero, los asistentes a dicho acto pudimos comprobar perplejos como de pronto un callado concejal del grupo de gobierno que punto tras punto votaba siguiendo la disciplina de su grupo y contando su voto como voto socialista; de repente, al llegar el ruego y preguntas, cambió de personalidad y se incorporó para preguntar sobre algunos asuntos como un concejal de la oposión y para hacer públicas sus críticas al gobierno municipal por la gestión de algunos asuntos que curiosamente fueron competencia suya. Semejante disparate se completo cuando en el colmo de la caradura política pidió o más bien rogó que el alcalde intercediera en un procedimiento administrativo de otro ayuntamiento que era totalmente ajeno a nuestro municipio, pero en el que estaba implicado un vecino de nuestra localidad por un asunto lo que a nuestro ambiguo concejal le sirvió para hacer demagogia de la peor clase, aquella que se hace a costa de las expectativas y necesidades de un ciudadano y sabiendo que todo lo que se le promete es falso, ya que no existe ninguna forma legal de que el alcalde intervenga en esto y si lo hiciera podría incluso incurrir en un tráfico de influencias.

Este es el extraño caso del doctor Jenkins y mr. Guisado jr.: uno un sumiso concejal del equipo de gobierno que ni pincha ni corta, el otro un aguerrido concejal de la oposición que ferozmente ataca al gobierno. Esperemos que alguien pronto compre los derechos para hacer una película, posiblemente una comedia aunque la situación más de para un drama. Mientras tanto los ciudadanos asistimos atónitos a como desde el PSOE de la provincia de Córdoba se tolera y a veces parece que incluso se alienta a que, desde el aparato local de ese mismo partido, se esté montando una guerra sucia a un alcalde socialista con el único objetivo de sustituirlo por un señor imputado por varios casos de corrupción urbanística o en su defecto al hijo del mismo para que siga con la tradición familiar. Algún día alguien del PSOE tendrá que explicar el por qué de todo esto.

Archivo del blog